Ritual diario del templo egipcio

‘Las exequias de un Gato Egipcio’. John Reinhard Weguelin

Amanece en la tierra de Egipto, el sol ya se vislumbra por el horizonte. El ‘Sacerdote Horario’ baja de la terraza del templo y comunica al ‘Sacerdote Uab’ de guardia que el dios viene. Es en ese momento cuando todo el templo se pone en movimiento, pues Ra ha resucitado. Todo el personal del templo comienza a trabajar: los panaderos, los servidores del dios, los encargados del incienso y de la mirra, los jefes de talleres de las vestiduras del dios, los ‘Sacerdotes Uab’, encargados de las purificaciones… todos se afanan por ocupar sus puestos para recibir al espíritu divino. Una procesión se dirige al templo por la entrada sur, llevan las ofrendas sólidas; otra en cambio se dirige a la puerta norte desde el lago sagrado. Portan ofrendas líquidas, aguas de este lago que evocan el Num, el caos primordial antes de la creación, en las vasijas Kebeh; leche fresca recién ordeñada y vino joven, procedente de los viñedos del dios, también son llevados al santuario. A partir de este momento lo que ocurre dentro del templo es un auténtico misterio. Comienza así el rito diario.

Tenemos evidencias de que los dioses de Egipto precisaban atención humana. Podemos considerar así que, en realidad, el culto ofrecido no era otra cosa que un servicio doméstico, destinado a que los dioses no abandonasen la tierra. Por ello se les alimentaba, se les daba de beber, se les limpiaba, vestía y preparaba para que conciliasen el sueño durante la noche. A cambio los dioses garantizaban el mantenimiento de la existencia del mundo y de los seres vivos.

Debemos entender que, para la mentalidad egipcia, la estatua del dios no era una simple efigie, sino el soporte de una presencia real. La estatua debía ser tratada de la misma manera que se trataría al dios.

En muchos templos, como en el de Edfú, se transcribe este ritual diario. No obstante, el conjunto

Setos I ante Ptah. Templo de Setos I en Abydos.

más completo (29 ceremoniales) se encuentra en seis capillas de la zona del santuario del templo del rey Setos I en Abydos (1300 a.C). A continuación presentamos una versión traducida y abreviada de la capilla de Re-Haractes (también conocido como Ra-Horatjy) en el santuario anteriormente citado.

Durante el texto podremos observar que constantemente se menciona al rey (en este caso al rey Setos, ya que, como dijimos anteriormente, este texto está extraido de su templo). Esto se debe a que él era el único capacitado para llevarlo a cabo. No obstante éste no podía estar en todos los templos del país, por lo que delegaba en sumos sacerdotes elegidos por él mismo.

El texto en rojo se corresponde con aclaraciones personales sobre el tema tratado.

Entrada.

Ceremonial 1.

“Invocación para entrar a destapar el rostro en el interior del palacio y de las capillas que se encuentran junto al santuario.

(Setos le dice a Atum:)

Me presento ante vos, el grande después de mi. He pasado por Tfenis, y Tfenis me ha purificado. Sin duda soy un profeta, el hijo de un profeta de este templo. No me entretendré, no volveré atrás. Soy un profeta. He venido a realizar el ritual. En efecto. No he venido a hacer lo que no se debe hacer.

Apertura de la capilla.

Ceremonial 3.
Sello de la entrada a la tumba de Tutankamon.

“Invocación para abrir el sello”

(El rey rompe la cuerda y saca el sello para abrir la puerta. Dice:)

Puesto que he expulsado por completo todos los males que me acechaban. He venido y he traído tu ojo; Horus, tu ojo te pertenece. Oh Horus, yo soy Thoth que evalúa el ojo sano.

(Cuando se cerraba el templo por la noche todos los días, se colocaba una cuerda y un sello para cerrarla. Al día siguiente se desataba la cuerda y se rompía el sello. Así se sabia que la capilla no había sido profanada durante la noche).

Ceremonial 4.

“Invocación para volver a poner el cerrojo”

(El rey dice a Re-Haractes:)

El dedo de Set se ha retirado del ojo de Horus, y eso está bien. El dedo de Set se ha soltado del Ojo de Horus, y eso está bien. La cuerda se ha desatado de Osiris, la enfermedad se ha apartado del Dios. Re-Haractes, recibe para ti tus dos plumas blancas, la de tu derecha a tu derecha, la de tu izquierda a tu izquierda. Oh, tú que estás desnudo, vístete, oh tú que estás vendado, véndate.
… En efecto, Soy un profeta; el rey es el que me ha mandado ver al dios. Soy aquél Gran Fenix que está en Heliópolis.

(El cerrojo [o la cuerda] se identificaba con el dedo de Set, de ahí que diga que el dedo se ha quitado del ojo. Considero que este ritual no se hace para volver a poner el cerrojo, sino para, una vez quitado el cerrojo, avisar de que se ha quitado y poder entrar en el santuario, pude que se trate de un error de traducción.)

Adorando al dios.

Ceremonial 9.

“Invocación para entrar en el Gran Lugar”

El ‘Gran Lugar’. Naos del dios. También conocido como Sancta Sanctorum.

(El rey le dice a Re-Haractes)

Que el dios esté en paz (dos veces), espíritu vivo que golpea a sus enemigos. Tu ba está contigo, tu poder está a tu lado. He traido para ti, al rey, Señor de las Dos Tierras, Menmaatre, hecho hombre, tu imagen viva asociada a tí.

(El Gran Lugar es la capilla en sí. Menmaatre es uno de los nombres del Rey Setos I. Cabe señalar que se hace un ritual para quitar el cerrojo, uno para avisar que se ha quitado y otro para entrar. Como se puede observar no se dejaba nada a la improvisación).

Ceremonial 10.

“Invocación para besar el suelo, tumbándose sobre la barriga para tocar el suelo con los dedos”

(El rey le dice a Atum)

Beso el suelo, con la cara inclinada. Ofrezco a Maat a su Señor, y ofrendas al hacedor de ambos. No hay dios que haya hecho lo que tú has hecho. Re-Haractes, y no levantaré mi cara al cielo ni cometeré actos impuros ni compararé tu gracia con la de ningún otro dios. ¡Te saludo! He traído para ti tu corazón en tu cuerpo. Lo he colocado para ti en su sitio.

Purificación del dios.

Ceremonial 11.

“Invocación pàra levantar el santuario”.

(El rey a Atum)

Yo soy Horus; He venido buscando mis dos ojos; no permitiré que esté lejos de ti, Re-Haractes. Atúm, señor de la Gran Mansión, que reside en la Mansión de Menmaatre, ¡mirame mientras lo llevo! ¡Ven en Paz! Todas tus impurezas se han ido porque tú lo has convocado, Atum, padre de los dioses, que reside en la Mansión de Menmaatre.

(Con Mansión de Menmaatre se refiere al templo del Rey Setos I. Tenemos en cuenta que los reyes eran considerados dioses en vida y encarnados, en concreto la encarnación de Horus y, al morían, se convertían en Osiris. Por ello también poseían templos).

Preparación del dios.

Ceremonial 13.

“Invocación para poner las manos sobre el dios”

(El rey le dice a Re-Haractes)

Thoth ha venido a verte, su hábito-nms en torno a su garganta, su cola en el trasero. Despierta para que puedas oir su voz. Oh saludos, Re-Haractes, con lo que tu padre Atub te ha juzgado.
Mis brazos están sobre ti como Horus, mis brazos están sobre ti como Thoth, mis dedos están sobre ti como Anubis.

(El hábito-nms es un hábito ceñido al rededor de la estatua, que le daba a la misma protección mágica. Recordemos  que las estatuas de los dioses eran el dios mismo. El ka (espíritu) de éste se encontabra en ella. Si se le quería atacar mágicamente se atacaba a la estatua, por ello se protegía con este hábito. Además, si la escultura se rompía, el espíritu del dios lo abandonaba, de ahí que las esculturas egipcias sean como moles, con todos los miembros pegados al cuerpo, para evitar roturas.)

Ceremonial 14.

“Invocación para quitar el ungüento-md”

(El rey al dios)

He venido, y te aplico el ungüento salido del Ojo de Horus. Que junte tus huesos, que acople tus extremidades, que reúna tu carne. Da rienda suelta a todos tus malos fluidos.

(El rey frota sobre el dios con un ungüento extraído de la serpiente ureo. No se conoce de que ungüento se trata, pero supongo que se guardaba en una caja con forma de la serpiente Ureo, la cobra que llevan los faraones en el nemis. )

Ceremonial 15.

“Invocación para sacar la vestimenta”

(El rey al Dios)

Tu belleza te pertenece, tu hábito m’r está a tu alrededor, Re-Haractes, que reside en la mansión de Menmaatre. He cogido para tí este Ojo de Horus. Adórnate con él. Tu posees tu belleza, tu posees tu vestimenta, tu eres un dios, o Re-Haractes.

(Las esculturas egipcias estaban vestidas con diferentes hábitos, esta invocación es para quitarle las vestimentas y cambiárselas. El rey desenrollaba la vestimenta del cuerpo del dios. El Hábito-m’r era otro tipo de hábito que daba suerte a quien lo llevaba. Cuando se desnuda al dios se le quita un ojo de Horus que lleva y le pone otro ya purificado. Así durante ese día limpiaría y purificaría el ojo, para cambiárselo de nuevo al día siguiente. Con la ropa se hacia lo mismo, le quita una prenda para limpiarla y purificarla, poniéndole posteriormente otra ya limpia y consagrada, pero eso es el capitulo siguiente, cuando se le presentan las ropas y se le viste).

Atavío: Fuera de la capilla

Ceremonial 17.

“Invocación para engalanar con el Hábito Blanco”

(El Rey al dios)

¡Oh Re-Haractes, acepta para ti este resplandeciente hábito! ¡Acepta éste tu hermoso hábito! ¡Acepta éste tu atuendo-m’r! ¡Acepta éste tu hábito mnht!
Acepta es Ojo del Blanco Horus, procedente de Nejen, para que brilles en él, para que aparezcas espléndido en él, en éste su nombre de mnht, para que se adiera a ti, en éste su nombre de idmi

(El hábito mnht es otro hábito hecho con un material costoso. Con el mismo se hace un juego de palabras, ya que mnht significa también “potente” o “excelente”, cualidades que el hábito transmitía al portador. El idmi es otro habito de lino rojo, que se identificaba con la diosa ureo Uadyet. Como vemos llevaba la estatua al menos 4 hábitos, protegiéndola mágica y físicamente, dándole suerte, potencia, excelencia… Esta invocación es para presentar las ropas, pero aún no se las pone, ya que eso se hace más adelante.)

Ceremonial 18.
Bolsa de Natrón. Tumba de Tutankhamon.

“Realizando la purificación con 4 gránulos de natrón-bd.”

(El rey a Re-Haractes)

Tu natrón es el natrón de Horus; el natrón de Horus es tu natrón; tu natrón es en natrón de Thoth y viceversa; tu natrón es el natrón de Sócares y viceversa. Tú estás sentado entre ellos. Para ser recitado tres veces. Tú eres puro (dos veces), Re-Haractes.

(El natrón es una sal blanca, translúcida, cristalizable, eflorescente, que se halla en la naturaleza. Con el mismo se fumigaba al dios para purificarlo)

(Los ceremoniales 19 y 21 son invocaciones para el atavío con los hábitos verde y rojo. Los ceremoniales 20 y 22 son invocaciones para la purificación con natrón del Alto y Bajo Egipto)

Ceremonial 23.

“Invocación para presentar el ancho collar”.

(El rey a Atum)

¡Salve, Atum! ¡Salve, Jepri! Estáis elevados sobre las escaleras, os alzáis en el Banben, en la Casa del Banben en Heliópolis.

(Una vez purificado se lo ofrecían al dios diversas joyas que conferían poderes y cualidades adicionales.)

(El rey pide al dios que proteja a Atum, y luego invoca a la Enéada).

Oh, Gran Enéada de dioses que estáis en Heliópolis, Atum, Shu, Tfenis, Gueb, Nut, Osiris, Isis, Set y Neftis, hijos de Atum, que pone su corazón en sus hijos en éstos sus nombres de los Nueve Arcos, no permitas que te vuelva la espalda, para que tu nombre de la Enéada pueda ser pronunciado. Que proteja a Atum de sus enemigos, y cuando él protege, ningún mal podrá acontecerle nunca jamás.

(Con los Nueve Arcos se refiere a los Enemigos de Egipto)

Eneada de Heliópolis. De izquierda a derecha: Amón, Shu, Tefnut, Geb, Nuit, Osiris, Isis, Set y Neftis.

Atavío: dentro de la capilla.

Ceremonial 27.

“Colocación de las dos plumas sobre la cabeza”

(El Rey a Atum)

La gran corona está sobre la cabeza de Atum que reside en la Mansión de Menmaatre. Isis la coloca para ti sobre tu cabeza, Sócares la adorna para ti, y Re la glorifica, cuando tu haces triunfar sobre tus enemigos, porque Atum es más sacrosanto que los dioses y los espíritus. Tus dos plumas están sobre tu cabeza, habiendo aparecido en tu frente.

(Con las Dos Plumas se refiere a la corona del Dios. Le confiere así el poder sobre sus enemigos, de gobernar el Alto y Bajo Egipto y recibir sus ofrendas)

Ceremonial 28.

“Invocación para la entrega del Cetro-Uas, báculo, mayal, brazaletes y ajorcas para los pies”.

Cetro uas

(El rey a Re-Haractes)

Te he dado tu Ojo de Horus, he unido tus huesos para ti, he hecho que tus extremidades crezcas para ti. Que él ofrezca la vida de su cuerpo en el cielo, y el amor por él en los corazones de los patricios a los Hijos de Re…

Ceremonial 31.

“Invocación para engalanar el cuerpo con el hábito-nms.”

(El Rey a la diosa Hator-Nebet-Hetepet)

Llega el Hábito Blanco (dos veces), llega el Ojo Blanco de Horus, tras abandonar el-kab, el hábito con el que se cubre a los dioses, en éste su nombre de embellecimiento.
Que engalanes a Nebet-hetepet… Que la adornes, que asumas tu puesto en sus brazos en éste tu nombre de la Blanca de Nejen, Nebjet, que ha salido de Nejen.

(Nebet-hetepet es una de las formas de la diosa Hator)

Ceremonial 33.

“Invocación para poner el gran hábito después de éstas”.

(El rey a la diosa Iw.s/’.s)

Su vestimenta es el hábito que recibió Iw.s/’.s, que reside en la Mansión de Menmaatre. Su vestimenta es el Hábito-idmi de manos de Tait… el dios se aproximó a su dios, para poder engalanar al dios en éste su nombre de idmi…
Isis lo ha tejido, Neftis lo ha hilado. Que hagas brillar el hábito en el día de Iw.s/’.s. Que triunfes frente a tus enemigos.

(Tait es la diosa del tejido. Como se puede observar ya se ha terminado de vestir de nuevo la estatua.)

Salida

Ceremonial 35.

“Invocación para limpiar las pisadas, con la planta-hdn”

(La inscripción reza)

Viene Thoth, el ha rescatado el Ojo de Horus de sus enemigos, y ningún enemigo, hombre o mujer, entra en este santuario. Cerrando la puerta por Ptah, sellando la puerta por Thoth, cerrando la puerta y sellando la puerta con un cerrojo.

(El sacerdote abandonaba el santuario caminando hacia atrás, de cara a la estatua. Al salir utilizaba una planta [que no se ha identificado, aunque algunas teorías apuntan a que era una de bananero o datilera] para barrer sus huellas y eliminar su última pisada. Tras esto se pondría la cuerda de nuevo y el sello de cera. Es importante que nunca se da la espalda al dios, como seña de respeto.)

Purificación después de la salida

 Ceremonial 36.

“Se realiza la purificación quemando incienso, caminando alrededor del fuego 4 veces”

(El Rey a Atum)

Toma para ti el Ojo de Horus, su perfume se dirige hacia ti, el perfume del Ojo de Horus se dirige hacia ti. (Pronunciado 4 veces). Tu eres puro (Dos veces).

(Podemos imaginar que se darían 4 vueltas al rededor del incensario, o de una hoguera frente a la entrada de la capilla ya cerrada, con incienso en las manos, en cada vuelta se decía “Toma para ti el Ojo de Horus […] se dirige hacia ti”, y una vez terminadas las 4 vueltas el “eres puro” dos veces.)

Fuentes:

  • BEDMAN, Teresa, El templo egipcio (I) el culto divino diario, Instituto de estudios del antiguo Egipto.
  • BEDMAN, Teresa, El templo de Debod como instrumento del rito, Madrid, 2001.
  • DAVID, Rosalie, Religión y Magia en el Antiguo Egipto, Barcelona, 2004.
  • MARTIN VALENTIN, F., Los Magos del Antiguo Egipto. Madrid, 2003.
  • NAYDLER, Jeremy, El templo del cosmos, Madrid, 2003.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *