Ptah, Señor de la eternidad

Nombre Egipcio: Ptah (Se desconoce el significado de su nombre, pero sebaraja entre “El modelador” y “El Creador”).
Títulos o epítetos: “El que está sobre su muro”, “Al sur de su muro”, “El de hermoso rostro”, “El que escucha las alabanzas”, “Señor de la magia”, “Grande en magia”, “Señor de la oscuridad”, “Señor de la Verdad”, “Señor de las serpientes y los peces”, “El que está sobre Ma’at”, “Grande en Fuerza” (Ptah Urphety), “Aquel que hizo todo y que hizo existir a los dioses”, “El que escucha por su oído”, “Maestro constructor”, “Señor de las dos tierras”, “Señor de la eternidad”, “El disco del cielo, iluminador de las dos tierras con el fuego de sus ojos”, “Señor del lapislázuli”, “La oreja que escucha”, “escultor de la tierra”, “El que se encuentra bajo el árbol de la moringa”.
Amuletos: Pequeñas figuras de Ptah para ayudar a los artesanos, la protección y la sanación, Pilar Djed.
Animales: Serpiente, pez, toro.
Árboles y plantas: Árbol de la moringa.
Colores: Azul celeste.

Punto Cardinal: Sur.
Piedras y metales: Lapislázuli, Sodalita, Turquesa, Oro, Plata, Bronce, Cobre y todos los metales utilizados en joyería y orfebrería.
Ofrendas: Cerveza, vino, agua, pan, artesanías, imágenes de orejas para que escuche las alabanzas. Aromas: Incienso al amanecer, Mirra por la tarde y Kypi por la noche.
Iconografía: Hombre de pequeña estatura momificado sobre un pilar del que le salen los brazos con los que sostiene su cetro, formado por el pilar Djed (estabilidad, vegetación y fertilidad), el cetro Uas (poder) y el Ankh (vida). Sobre la cabeza lleva un bonete azul y ostenta la barba recta, siendo el único dios que no la porta curvada. También puede aparecer sin aspecto momiforme, como un hombre con cuernos que porta sobre la cabeza el disco solar y plumas, confundiéndose con Osiris.

Ptah es sin duda uno de los dioses más importantes del panteón egipcio, apareciendo en desde finales del periodo predinástico, donde ya tendrá la forma que se mantendrá hasta nuestros días.

Según la teología de Menfis (Capital del Imperio Antiguo en Egipto), Ptah creó el mundo con su corazón (sede del pensamiento), su lengua (verbo creador) y Ma’at (orden y justicia), siendo él mismo auto-creado.

Es el patrón de las artes y oficios, protegiendo a escultores, artesanos, orfebres, herreros y artistas. También se le considera el inventor de la albañilería. En el Antiguo Egipto este tipo de trabajos eran realizados por enanos, los cuales formaban un clan muy reconocido, por ello tenían de patrón a Ptah. Debido a esto en ocasiones se representó al dios como un enano monstruoso, motivo por el cual Herodoto confundió a Ptah con los enanos patecos fenicios (el término pateco proviene precisamente de Ptah).

Como no podía ser de otra forma Ptah también tiene relación con el culto funerario,

Ptah.
Museo Egipcio de Turin.

considerándosele el inventor de la ceremonia de Apertura de Boca. A su vez se le atribuyó poderes sanadores y, en la dinastía XIX, era el protector de la monarquía y dirigía la fiesta Sed. En el Reino Nuevo se convierte en el dios tutelar de las expediciones hacia las minas de Sinaí, de donde se extraía Turquesa.

Ptah creó a los dioses locales, edificó las ciudades, estableció las divisiones territoriales, situó a cada dios en los lugares en que ser adorados, fijó las ofrendas que debían recibir y edificó sus capillas. Así pues todos los dioses no eran otra cosa que manifestaciones de Ptah.

Aunque los cultos solares a Amón y Ra tomaron mucha importancia, este dios nunca perdió popularidad y nunca fue absorbido por estas deidades, llegándose a considerar que los tres dioses no eran otra cosa que tres partes de la misma deidad:

“Todos los dioses son tres:
Amón, Ra, Ptah, sin segundos.
Su identidad se oculta en Amón,
Su rostro es Ra.
Su cuerpo lo forma Ptah.”

Lugares de culto y festividades de Ptah
Ruinas del Templo de Ptah en Menfis.

Su principal lugar de culto se encontraba en Menfis, ciudad de la que era originario. El nombre de su templo, Het-ka-Ptah (Lugar del Ka de Ptah), daría lugar al nombre de Egipto por los Griegos (Recordamos que para los egipcios se llamaba Kemet). Al tratarse de la capital del imperio durante el Reino Antiguo, Ptah fue la deidad principal en esta época. En esta ciudad formaba triada con Sejmet, la leona, y su hijo Nefertum, dios de los perfumes, que fue sustituido en época posterior por Imhotep, dios de la medicina y patrón de los arquitectos. En el Imperio Nuevo Bast será su esposa, y Mahes el hijo de ambos.

Recordemos que Imhotep fue un sacerdote y el arquitecto de la pirámide de Zoser, en Saqqara, y que posteriormente fue deidificado. También se le consideró padre de los Patecos (enanos). Tenía un templo de suma importancia situado dentro del recinto de Amón en Karnak, así como en Abydos y Nubia. En el Valle de las Reinas se le dedicó una capilla.

Era el regente del mes de Paopi (finales de agosto y semptiembre), su festival era el día 29 del mes de Mesore (12 de julio), y su festival, junto a Horus, se celebraba el día 22 del mes de Meshir (7 de diciembre aproximadamente).

Mitos en los que aparece Ptah.

Aunque se le nombra en gran cantidad de pasajes del Libro de los Muertos, el mito por excelencia donde aparece Ptah es en el de la cosmogonía menfita. Este texto, encontrado en la piedra de Sabahako, fue encargada por el rey de mismo nombre (712-698 a.C) para su templo. Se supone que es la copia de un texto anterior del Imperio Antiguo (hoy desaparecido) a fin de conservarlo. A continuación transcribo la traducción efectuada por Jesús López en su obra “Mitología y religión egipcias”:

Los dioses que se manifestaron como Ptah
Ptah sobre el Gran Trono…
Ptah-Num, el padre que engendró a Atum…
Ptah-Nunet, la madre que dió a luz a Atum…
Ptah el Grande, que es el corazón y la lengua de la Enéada…
(Aquél que) se manifestó como el corazón,
(aquél que) se manifestó como la lengua, con la apariencia de Atum,
(aquél) es Ptah el muy grande, quien dió la vida [a todos los dioses]
así como a sus genios (ka), gracias a este corazón del que Horus es la emanación,
gracias a esta lengua de la que Thot es la emanación,
(nacidos ambos?) de Ptah .
Y ocurrió que el corazón y la lengua predominaron sobre todos los miembros del cuerpo,
puesto que él (Ptah) está en el cuerpo,
y que él (Ptah) está en la boca de todos los dioses,
de todos los hombres, de todos los animales, de todos los reptiles,
de todos los (seres) vivientes, pensando y decretando todo lo que desea.
Su Enéada está ante él, como dientes y labios, o sea, el semen y las manos de Atum .
Porque la Enéada de Atum vino a la existencia gracias a su semen y a sus dedos.
Pero la Enéada es, en realidad, los dientes y los labios de esta boca
que pronunció el nombre de cada cosa, de la cual han salido Shu y Tefnut,
y que ha dado a luz a la Enéada .
La visión de los ojos, el oir de los oídos, y el oler de la naríz,
ellos informan al corazón . El es quien hace surgir todo conocimiento,
y la lengua anuncia lo que el corazón piensa.
Así nacieron todas las cosas y su Enéada fué completada .
En verdad, cada palabra divina se realizó conformemente a lo que el corazón pensó
y a lo que la lengua ordenó . Así fueron creados
los espíritus machos y promovidos los espiritus hembras, autores de
todo alimentió y toda subsistencia, por medio de esta palabra
(dedicada?) a aquel que hace lo que le place y a aquel que hace lo
que se aborrece . Así se dió vida al pacífico, y muerte al turbulento .
Así fueron creados cada labor y cada oficio, la actividad de las
manos, el movimiento de las piernas, la función de cada miembro,
de acuerdo con el designio que pensó el corazón y que expresó la
lengua, lo que se realizó enteramente .
Por ello se dice de Ptah ” Aquel que hizo todo y que hizo
existir a los dioses”. El es Ta-Tenen (“la tierra que surge” del abismo
primordial), él es quien dió nacimiento a los dioses, aquel de quien
todas las cosas han surgido : los alimentos, las subsistencias, las
ofrendas divinas, todas las cosas buenas . Por ello se reconoce y
comprende que su poder es más grande que el de los (otros) dioses .
Y así Ptah se sintió satisfecho, luego que hubo hecho todas las
cosas y todas las palabras divinas .
El dió nacimiento a los dioses, él fundó las ciudades, él
estableció los nomos, él instaló a los dioses en sus santuarios,
él organizó sus ofrendas, él fundó sus santuarios, él fabricó sus
cuerpos, según sus deseos . y los dioses penetraron en sus cuerpos,
(elaborados con) toda especie de plantas, toda clase de piedras, toda
clase de barro, y con todas las materias que crecen en él, en
las cuales se encarnan . Así, todos los dioses se unieron a él, lo mismo
que sus espíritus (sus ka), satisfechos y reunidos en el Señor del Doble-País .

Los sacerdotes de Ptah.
Sacerdotes de Ptah

El sumo sacerdote del clero de Ptah era el líder supremos de los artesanos y poseía el título de “Maestro constructor”, siendo este uno de los epítetos del dios, lo que nos lleva a pensar que quizás se le consideraba como el representante del dios en la tierra. Este poseía una residencia emplazada en Menfis con un número importante de personas a su servicio. Además tenía a su cargo toda una serie de Directores, Jefes Artesanos y Artesanos, que constituían su escuela-taller, llamada Uabet. Es muy probable que en la misma trabajaran sacerdotes y “personal civil”.

A los escultores se les consideraba sacerdotes, siendo los responsables de hacer imágenes fidedignas e idealizadas de los dioses y del difunto, a fin de que estos pudieran reconocerlas para alojarse en el templo o tras su muerte. Eran denominados “Los que hacen vivir”. No obstante también había en los templos escultores y artesanos laicos.

No hay que pensar que sus sacerdotes sólo se dedicaban a la artesanía, sino que también realizaban el culto diario del dios y todos sus rituales religiosos. Además, el clero de Ptah, se encargaba del culto al toro Apis, siendo este animal su heraldo.

Ptah-Sokar-Usri

Los sacerdotes Sem (puros) de Ptah también se encargaban del culto a la deidad menfita Sokar, la cual se asimilaría más tarde con Ptah y Osiris dando lugar a la deidad Ptah-Sokar-Osiris. Al ser Sokar una deidad funeraria, el Sem actuaba en las ceremonias fúnebres con un papel destacado, dirigidos
siempre por el Inspector de los Sacerdotes Sem. También, con este papel, encontramos a las sacerdotisas Semet.

El sumo sacerdote de Ptah se adornaba generalmente con una trenza en el lado derecho de la cabeza y un collar, especialmente decorado, que le cubría ambos hombros, bien con la imagen de uno o dos chacales yuxtapuestos o con un chacal y una cabeza de halcón. Del aro más próximo al cuello partían tres trazos en zig-zag, que se desplegaban en abanico sobre el pecho hasta una barra horizontal a la altura del mismo. Solía vestir con una piel de felino y, en ocasiones, con una barba postiza. El collar estaba adornado por simbolos de Ankh que le cubrían la parte frontal del pecho. Esta decoración hace pensar que estos sacerdotes, originalmente, guardaran relación con el culto a una deidad mucho más antigua, el dios chacal Upuaut.

Explicación sobre algunos de los títulos de Ptah.
  • Señor de la Magia y Grande en Magia: Como muchas otras deidades egipcias, Ptah llevaba estos títulos. Por ello sus sacerdotes también eran considerados Magos.
  • El que escucha las alabanzas: Este fue uno de los títulos que le dio más popularidad entre el vulgo, pues se considera que este dios es capaz de escuchar las alabanzas de todos y, si son sinceras, concede los deseos de quien los pide. Para que las alabanzas fueran escuchadas, la gente le ofrendaba imágenes de orejas.
  • Al sur de su muro: Hace referencia a que la situación de su templo en Menfis se encontraba en la pared sur del recinto.
  • El que se encuentra bajo el árbol de la moringa: En tiempos remotos Ptah absorvió a un dios-árbol menfita muy antiguo. De ahí el título.
  • Señor de las dos tierras: Con este título hace referencia a Ptah como dios de todo Egipto y unificador del imperio.
  • Señor de la Verdad y El que está sobre Ma’at: Ptah es un dios enano, por lo que estaba sobre un pilar para igualar su altura al del resto de los dioses. Este pilar simboliza a Ma’at, la verdad, la justicia y el orden cósmico. Por ello toda su obra se ha creado de acuerdo a Ma’at, siendo este dios el señor de la verdad.
  • Maestro Constructor: Con este título hace referencia tanto a su papel como patrón de artesanos y constructores como a su faceta de creador del universo. Algunos grupos masones consideran que Ptah es El Arquitecto del Universo y que, por lo tanto, la masonería tuvo su origen en la ciudad de Menfis.
  • El de Hermoso rostro: Quizás este título es uno de los más difíciles de comprender o de entender la relación con ello a lo que hace referencia. Se considera que Ptah, bajo el título de El de Hermoso Rostro, es el que ilumina la tierra con sus ojos. Así pues podríamos considerar que los ojos de Ptah son el Sol y la Luna.
  • Señor de la Oscuridad: Viendo el título anterior es curioso que ahora aparezca este otro. Tiene lógica si pensamos que él es el que ilumina la tierra y, por lo tanto, el controla la oscuridad. Como dato curioso en el interior del templo de Abu Simbel el 21 de octubre y el 21 de febrero (61 días antes y después del solsticio de invierno respectivamente), un rayo de luz penetra en el templo e ilumina, total o parcialmente, las esculturas de Amón, Ra y Ramses, quedando únicamente en penumbra la representación de Ptah, Señor de la oscuridad.
Deidades asimiladas a Ptah.
  • Aha: Dios de pequeña estatura que fue absorbido en el Reino Nuevo por Ptah. Llevaba el título de “El luchador” o “El combatiente” y tenía funciones protectoras.
  • Apis: No se trata de un dios en sí, sino de un toro, el cual era la representación de Ptah en la
    Toro Apis

    tierra. Los datos sobre el mismo se remontan a la I dinastía. Vivía en un palacio de Menfis y, cuando moría, era momificado sin escatimar en medios, y enterrado en el Serapeum de Saqqara. Una vez muerto era asimilado a Osiris. Poseía un harén de vacas sagradas. La elección del nuevo toro Apis era de suma importancia. Este debía tener hasta 29 mascas específicas como prueba de que era la encarnación del dios. Llevaba el título de “Hijo de Ptah”, como emanación del dios.

  • Horus y Thot: Según la cosmogonía menfita Horus representa el corazón de Ptah (Sede del pensamiento) y Thot su lengua (el verbo sagrado que creó el mundo. Este último rol en ocasiones aparece representado por el dios Hu. “El Gran Uno poderoso es Ptah, que transmitió la vida a todos los dioses, así como sus kas, a través de este corazón, por el que Horus se convirtió en Ptah, y a través de esta lengua, por la que Thot se conviritió en Ptah”.
  • Nun: Es el océano primigenio de donde emergió el primer trozo de materia sólida que originó la vida. Por ello se asimila con Ptah, dando lugar al dios Ptah-Nun, mostrando así su poder demiurgo y creador.
  • Ptah-Pateco: Se trata de una deidad fenicia que fue introducida en egipto, llamada Pateco, representado como un enano deforme.
  • Ptah-Sokar-Usir: Forma tardía del dios, que no es otra cosa que la fusión de los dioses Sokar y Osiris con Ptah. Así esta nueva deidad, de carácter eminentemente funerario, comprendía en ella los conceptos de fertilidad, vida, muerte y renacimiento.
  • Sia: Como dios responsable de los papiros con contenidos eruditos, se le relacionó con Ptah, personificando su intelecto y, en ocasiones, la lengua del dios, al igual que Hu y Thot.
  • Tatenen: Dios muy antiguo y demiurgo que representa la colina primigenia de la que surgió toda vida. Desde un periodo muy temprano se le asimiló a Ptah, creando a Ptah-Tatenen, siendo una manfiestación de Ptah en el momento de la creación.
  • Urphety: Es una deidad menor que se nombra en el templo de Seti I de Abydos, aunque realmente se trata del epíteto de Ptah: “Grande en Fuerza”.

_________________________________________________________

Fuentes :
  • BUDGE, Wallis, Religión Egipcia, Barcelona, Ed. Humanitas, 1991.
  • CASTELL, Elisa, Gran diccionario de mitología egipcia, Madrid, Ed. Alderabán, 2001.
  • CASTELL, Elisa, Los sacerdotes en el Antiguo Egipto, Madrid, Ed. Alderabán, 1998.
  • GOMEZ LUCAS, David, “Bes, Ptah y Ptah-Pateco” en Actas del III Congreso Español del Antiguo Oriente Próximo, Huelva, 2003.
  • RANKINE, David, Heka. The Practices of Ancient Egyptian Ritual & Magic, London, Ed. Avalonia, 2006.
  • ROMERO, Susana, “La teología Menfita: Mito de la creación” en Tranxosiana [en línea], http://www.transoxiana.org/0102/menfita.html , 2001 [citado en 31 de enero 2012].
  • THODE, Rosa, “Ptah”, en La tierra de los faraones [en línea], http://www.egiptologia.org/mitologia/panteon/ptah.htm [citado en 31 de enero 2012].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *