El culto a Isis en España. Parte III.

Este texto fue escrito en 2014 para formar parte de una antología de la diosa Isis que, al final, nunca salió a la luz. Es por ello que hemos decidido publicarlo en nuestro blog, separado en tres partes, para que sea público, ya que ese fue su principal objetivo. El texto ha sido revisado y modificado en 2017.
Escarabeo de Cancho Roano

Aunque no existan certezas de un culto a Isis organizado previo a la época grecorromana, si es cierto que, cuando llegaron los conquistadores, la diosa egipcia ya se encontraba presente en la península. La prueba la encontramos en Cancho Roano, una ciudad Tartésicadel Siglo V a.C., ubicada en Zalameda de la Serena, Badajoz. Entre todos los objetos encontrados en este yacimiento, destacan una serie de escarabeos egipcios. El más conocido, como no podría ser de otro modo, es uno en cuya base se ve la imagen de la diosa Isis amamantando a Horus. Lo más curioso es que este no es el único que encontramos en todo el país, ya que se han hayado escarabeos con imagenes similares uno en Cartago y tres en Ibiza.

Desconocemos entonces la existencia de templos tartesos o fenicios a la diosa Isis, pero lo que sí existe es el sincretismo entre su diosa Astarte y la, ya no tan egipcia Isis. Una pequeña figura hallada junto al tesoro del Carambolo representa a Astarté-Horus o Astarté como madre de Horus. Así pues vemos como una de las facetas más importantes de la diosa Isis, que sería la de madre de “el salvador”, es asumida por una de las principales diosas

Bronce Carriazo. Museo Arqueológico de Sevilla.

del panteón fenicio, Astarté. Este sincretismo ya aparece en una escultura de piedra egipcia datada en el siglo IV a.C., la cual representa a Isis entronizada con Horus y a cuyo pie se inscribe una dedicatoria a Astarté. En ambos casos se trata sin duda de la ofrenda de fenicios que ven en Isis a su diosa Astarté. También lo encontramos en el “Bronce Carriazo”, una placa de bonce de la civilización tartésica que formaba parte del brocado de un caballo. En ella se puede observar a la diosa Astarté como diosa de las marismas y los esteros, con orejas de vaca y peinado hatórico (Una de las primeras divinidades egipcias en fusionarse con Isis es Hator) y en las manos porta dos sistros

Pero los casos sincréticos más interesantes vendrán con la llegada del cristianismo.

Ante la catedral de Lugo se ha hallado una piscina ritual romana, similar a las que se construían en los templos de Isis, con mosaicos típicamente isiacos. Por otro lado, sobre Virgen de los Ojos Grandes, patrona de la ciudad de Lugo, Juan Pallares Galloso, que fue canónigo de dicha catedral en el siglo XVII, escribió en el año 1650 en su obra “Argos Divina” lo siguiente:

Habiendo pues en Lugo dedicado Iglesia a N. Señora, (Santiago Apóstol), para que la tierra, que daba  espinas de Idolatrías, diese olorosas flores de adoración al verdadero Dios, y a su Madre Santísima, desterrando las Estatuas de piedra de sus Ídolos, sin mudar materia, imagen de piedra les propuso para que en ella adorasen a la Madre de Dios, a quien representaba, que habiéndose detenido en Lugo, algún tiempo hubo para ello.

Virgen de los Ojos Grandes. Lugo.

Este texto relata la cristianización por parte de Santiago Apóstol de una diosa romana, que hoy es conocida como la Virgen de los Ojos Grandes. Si bien es cierto que ninguna epigrafía nos habla del culto a Isis en esta ciudad, el texto de Juan Pallares Galloso y el descubrimiento de la piscina ritual nos permite constatar casi al 100% que dicha escultura era en su origen una representación de Isis amamantando a Horus.

Otro caso similar lo encontramos con la patrona de Zaragoza, Nuestra Señora del Pilar. Antes de nada recordemos que “La Señora del Pilar” es uno de los epítetos de la diosa Isis-Hator. Esta estatuilla, de pequeñas dimensiones y de antigüedad desconocida, posee varios símbolos de procedencia Isiaca. Por un lado sostiene al niño en brazos, está coronada por el disco solar y su manto aparece cubierto de estrellas, de la misma manera que, según relata Apuleyo en “La metamorfosis”, se le presenta vestida la diosa Isis. Hay que decir que estos símbolos no demuestran que la Virgen fuera en su origen una representación de la diosa, ya que es por todos sabidos que la Virgen Maria adquirió la gran mayoría de los símbolos isiacos.

Primeramente ella tenía los cabellos muy largos, derramados por el divinocuello y que le cubrían las espaldas; tenía en su cabeza una corona adorna da de diversas flores, en medio de la cual estaba una redondez llana a manera de espejo, que resplandecía la lumbre de él para demostración de la Luna de la una parte, y de la otra había muchos surcos de arados torcidos como culebras y con muchas espigas de trigo por allí nacida s; traía una vestidura de lino, tejida de muy muchos colores: ahora era blanca y muy luciente, ahora amarilla como flor de azafrán, ahora inflamada con un color rosado, que, aunque es taba yo lejos, me quitaba la vista de los ojos; traía encima otra ropa negra, que resplandecía la obscuridad de ella, la cual traía cubierta y echada por debajo del brazo diestro, al hombro izquierdo, como un escudo pendiendo con muchos pliegues y dobleces. Era esta ropa bordada alrededor con sus trenzas de oro, y sembrada toda de unas estrellas muy resplandecientes, en medio de las cuales la Luna de quince días lanzaba de sí rayos inflamados; y como quiera que esta ropa la cercaba pendiendo de toda parte y tenía la corona ligada con ella, adornada de muchas flores, manzanas y otras frutas, pero en la mano tenía otra cosa muy diversa de lo que habemos dicho…
Fragmento de El Asno de Oro, Apuleyo.

 

En la ciudad de Tarifa, provincia de Cádiz, el 15 de julio la Virgen del Carmen es sacada en procesión por el mar sobre una pequeña barca, lo que nos recuerda enormemente al ritual romano Navigium Isidis, y más teniendo en cuenta la importancia que tuvo el culto a Isis en esta zona costera y en esa región (ya que uno de los templos más importantes en la península dedicado a la diosa estaba en Cadiz precisamente). Además este tipo de procesiones marianas se da en varios pueblos costeros españoles.

Podríamos hablar a su vez de la cantidad de Vírgenes Negras repartidas a lo largo del territorio

Virgen de Montserrat. “La Moreneta”. Barcelona.

peninsular, muchas encontradas escondidas en los lugares donde posteriormente se eregiría su templo por “mandato divino”. Es más que probable que dichas vírgenes sean representaciones de la diosa, asociando su color negro al poder fertilizador del limo egipcio, que fueron escondidas por los campesinos paganos en los lugares más recónditos ante el temor de las represalias por parte del naciente, y cada vez más poderoso, cristianismo. Pondré sólo por ejemplo la virgen de Montserrat, más conocida como “La Moreneta”, patrona de Cataluña. Cuenta la leyenda que en el año 880 unos niños vieron una luz en la montaña. Al acercarse encontraron la imagen sagrada en el interior de una cueva. El obispo de una localidad cercana intentó trasladar la virgen hasta la ciudad, pero fue tarea imposible, ya que pesaba demasiado. Éste lo interpretó como el deseo de la Virgen de permanecer en el lugar donde se había encontrado, y ordenó la construcción de la ermita de Santa María, origen del actual Monasterio de Montserrat.

Así pues, concluiremos diciendo que el culto a Isis, desde que apareció por primera vez en la Península Ibérica, ha seguido su curso sin interrupción, mudando simplemente su imagen y su culto. Al fin y al cabo, como dice la propia diosa en el ya citado libro “La Metamorfosis” de Apuleyo:

“Soy la única divinidad venerada en todo el orbe, bajo diferentes formas, ritos y nombres.”

BIBLIOGRAFÍA.
  • ALVAR, Jaime, Los cultos Egipcios en Hispania, Presses universitaires de Franche-Comtè, Toulouse, 2012.
  • APULEYO, La metamorfosis o El asno de Oro, Ed. Cátedra, Madrid, 2008.
  • ARROYO DE LA FUENTE, Mª Amparo, “El culto isiaco en el Imperio Romano. Cultos diarios y rituales inciáticos: Iconografía y significado”, en Boletín de la Asociación Española de Egiptología, nº 12, Madrid, 2000, pp. 207-232
  • ENCINAS S., J.A., Lluganaika. La magia transcendente en Mallorca, Miquel Font Editor, Palma de Mallorca, 1987.
  • GARCIA ALONSO, Francisco, MUNILLA, Gloria, Protohistoria, Pueblos y culturas en el Mediterráneo entre los Siglos XIV y II a.C., Ediciones Universidad de Barcelona, Barcelona, 2004.
  • JÍMENEZ ÁVILA, Fco. Javier, La toréoutica orientalizante en la Península Ibérica, Real Academia de Historia, Madrid, 2002.
  • LÓPEZ SALVÁ, Mercedes, Isis y Serapis: difusión de su culto en el mundo grecorromano, Universidad Complutense, Madrid.
  • PALLARES GAYOSO, Juan, Argos Divina, Ed. Albarellos, 1988.
  • RODRIGUEZ PLASENCIA, José Luis, “Apariciones marianas en Extremadura (I)”, en Revista de Folklore [en línea], 2011, http://www.funjdiaz.net/folklore/07ficha.php?ID=3575 [citado en 10 de agosto 2014]
  • SANCHEZ-MONTAÑA, Carlos, “El templo de Isis Augustea”, en Lucus Augusti [en línea], http://www.arqweb.com/lucusaugusti/isis.asp [Citado en 8 de agosto de 2014]
  • UROZ RODRÍGUEZ, Héctor, Sobre la temprana aparición de los cultos de Isis, Serapis y Caelestis en Hispania, Lucentum, Alicante, 2005.
  • VVAA, Isis, nuevas perspectivas. Homenaje al Prof. Álvarez de Miranda, Ediciones Clásicas, Madrid, 1996.
  • VVAA, “Los escarabeos en Extremadura: Una lectura socioideologica”, en Zephyrus LXIII, Universidad de Salamanca, Salamanca, 2009.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *